¿Apple está trabajando en coches independientes?

Tim Cook, consejero delegado de Apple, afirmó por primera vez en público que la compañía que lidera está trabajando en sistemas de conducción autónoma, y que lo está haciendo de forma común. ¿Qué quiere decir esto? ¿Está Apple trabajando en un coche que se conduce solo?

Esta es la primera vez que Apple admite estar trabajando en sistemas relacionados a autos que no necesitan de un piloto, a pesar de que los rumores de la gigante de Cupertino investigando en el área automotriz circulan mas o menos desde 2015 — aunque el proyecto estaría en desarrollo desde, al menos, un año antes.

“Hay un gran cambio preparándose en esa industria”, dijo Cook a Bloomberg refiriéndose a autos autónomos, vehículos eléctricos y servicios de choferes a pedido. “Tienes tres vertientes de cambio sucediendo casi al mismo momento”.

Cook, que está necesitado de un producto bajo su guardia que cause el mismo revuelo que el Mac, el iPod o el iPhone, no confirmó al 100 por ciento estar trabajando en un auto como tal. “Producir coches a escala es tan complejo como crear el software de conducción autónoma” menciona Cook.

El otro aspecto que añade improbabilidad a un futuro donde Apple fabrique su propio vehículo o serie de vehículos es la distribución. La legislación varía de forma compleja de un país a otro, e incluso dentro de los territorios. Apple cuenta con 496 tiendas propias en todo el mundo, nueve de ellas en España. Ninguna de este tipo de tiendas estaría acondicionada para actuar como concesionario tradicional donde un posible futuro comprador podría ver, probar y finalmente adquirir un auto.

Aunque los rumores más recientes apuntan a que Apple está tan avanzada en la tecnología de un auto autónomo que la compañía ya tiene el permiso del gobierno del estado de California, Estados Unidos, para hacer pruebas de estos autos en vías públicas.

Tal vez Apple cambie el “chip” y proceda a aliarse con uno o vario socios fabricantes a los que añadir su sistema autónomo.  Puede que Apple crease una plataforma de conducción autónoma completa para ser licenciada o vendida a fabricantes de vehículos tradicionales. El resultado de un acuerdo de estas características pasaría por una homologación entre ambas partes de los productos finales, y el sistema de conducción de Apple sería simplemente un punto extra de cada vehículo.

Al final uedan años hasta que sepamos cuál es el objetivo final de la compañía, o si realmente todos estos miles de millones invertidos acaban en algo concreto y tangible.

Comments